Uncategorized

Alimentación para evitar el acné

El acné es un trastorno tan común que recibe el nombre de “acné vulgaris”. Se produce cuando los folículos, donde crecen los pelos, se llenan de grasa segregada por las glándulas sebáceas de la piel. En realidad afecta a la mayoría de adolescentes del mundo desarrollado en mayor o menor medida. El acné suele aparecer entre los diez y los trece años, desapareciendo en la mayoría de casos a partir de los 20. En algunas personas se prolongan los síntomas hasta los treinta.

Alimentación que ayuda a prevenir el acné

Muchos adolescentes quieren saber si determinados alimentos favorecen la aparición del acné. Hasta la fecha no se ha podido demostrar que ningún alimento, por sí mismo y aisladamente,  pueda provocar o empeorar el acné. Desde este punto de vista la creencia de que el chocolate, por ejemplo, es un alimento perjudicial para el acné es un mito. Ahora bien, una cosa son los alimentos y otra la alimentación.

Un equipo de investigadores americanos realizaron un estudio para averiguar por qué algunos grupos humanos, con un estilo de vida muy diferente al occidental, nunca padecían acné. Estos investigadores examinaron la piel de 200 adolescentes de las Islas Kitavan en Nueva Guinea, así como a 130 jovenes que vivían en Paraguay totalmente aislados del mundo occidental, y sin estar influido por el tipo de dieta habitual de los países desarrollados. En estos exámenes no se detectaron rastros de acné. Puede consultarse más información sobre este estudio en el siguiente enlace Acné Vulgaris: A disease of Western Civilization.

La dieta de estos grupos de personas está basada principalmente en el consumo de tubérculos, frutas y pescado. En el momento del estudio, sus hábitos no habían sido influenciados por la dieta occidental. Prácticamente no tomaban ciertos alimentos habituales en nuestra dieta como lácteos, azúcar, café, cereales o sal. El consumo de carbohidratos era alto, aproximadamente un 70 por cien de la energía total mientras que el consumo de grasas ocupaba sólo el 20 por cien. Prácticamente todos los carbohidratos de la dieta eran consumidos en forma de tubérculos, frutas y vegetales con bajo índice glucémico. La dieta de estos grupos humanos separados del mundo occidental es muy parecida a la de nuestros lejanos antepasados, basada en alimentos sin azúcar ni harinas.

Otros estudios realizados en países desarrollados detectaron una destacada mejoría del acné en jóvenes sometidos a una dieta restrictiva en harinas y azúcares refinados. Estos alimentos con un índice glucémico alto disparan bruscamente los niveles de insulina en sangre. El exceso recurrente de esta hormona en el organismo se considera un factor de riesgo no sólo para el acné sino también para otras enfermedades como la obesidad y el cáncer

Alimentos a evitar para evitar o mejorar el acné

Los siguientes alimentos tienen un índice glucémico más alto y por lo tanto conviene evitar en una dieta antiacné:

Azúcares. Azúcar blanco o moreno, miel, dextrosa, así como sirope de arce, fructosa o maíz.

Harinas. Pan blanco, arroz blanco, cereales refinados y azucarados,  bollería.

Otros. Confituras, mermeladas, puré de patatas, bebidas refrescantes con azúcar y alcohol fuera de las comidas.

Alimentos a favorecer

Estos alimentos son preferibles a la hora de prevenir y combatir el acné por tener un menor índice glucémico o porque ayudan a controlar los niveles de insulina

Azúcares. Sirope de agave, chocolate negro con más del 70% de cacao, xylitol.

Cereales Integrales. Arroz integral, Pan multicereal, avena, quinoa, mijo, copos de avena y muesli.

Tubérculos y LegumbresBoniato, guisantes, lentejas, judías

OtrosFruta entera y sin azúcar añadido, Té verde sin azucar, Ajo, Cebolla y Chalota.

Leave a Reply

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.