Uncategorized

Piel seca y alimentación

La piel seca es un signo de falta de hidratación interna. Cuando la sequedad ha debilitado la piel ésta se queda agrietada, áspera y a veces irritada. Se pone peor en invierno porque el frío dificulta la acción de los aceites naturales de la piel, empeorando los signos de sequedad.

La piel ocupa una gran extensión de nuestro cuerpo y ejerce importantes funciones para el buen funcionamiento del organismo. Entre ellas destaca su papel como regulador de la temperatura corporal, aumentando la cantidad de sudor cuando sentimos mucho calor o provocando escalofríos con frío extremo.

qué comer para la piel seca

Causas de la piel seca

Las causas de una piel seca puede variar según la persona aunque existen ciertos factores que pueden ser determinantes en muchos casos como:

  • La edad
  • Una nutrición deficiente
  • Cambios hormonales
  • El estrés
  • El clima
  • La contaminación

Alimentos para combatir la piel seca

Alimentos ricos en omega 3 y grasas monoinsaturadas. Estos ácidos grasos ayudan a mantener la piel más hidratada, suave y húmeda. Las semillas de lino y los pescados azules como el salmón, anchoa, sardina, boquerón y atún ofrecen importantes cantidades de ácido graso omega 3.  Por su parte, el aceite de oliva y las almendras son fuentes naturales de grasas monoinsaturadas.

Agua. Tan importante como consumir alimentos sanos es beber mucha agua a lo largo del día, preferiblemente agua embotellada con bajo contenido en sodio.

Vegetales ricos en antioxidantes. Las verduras y frutas frescas en general son los alimentos más ricos en antioxidantes aunque destacan especialmente los frutos del bosque, el aguacate, el brócoli, las espinacas y la lechuga romana. Todos ellos estimulan la producción de colágeno y aceite ejerciendo una función protectora contra el daño celular.

Alimentos ricos en fibra porque favorecen la eliminación de toxinas y productos de desecho del organismo. En esta línea deberíamos consumir cereales integrales como el arroz integral, la quinoa y el alforfón; así como legumbres y otras frutas y verduras ricas en fibra.

Otros alimentos naturales y ricos en nutrientes específicos que ayudan a mantener la piel sana son las algas, manzanas, peras, el melocotón, el apio, las ciruelas, la calabaza, el rábano, la coliflor, los albaricoques, el cardo y el berro.

Alimentos a evitar o reducir

La sal. El exceso de sal reduce los niveles de hidratación del organismo y hace que la piel pierda elasticidad.

Alcohol. Las bebidas alcohólicas favorece la deshidratación, por este motivo se tiene mucha sed a la mañana siguiente de haber bebido mucho alcohol.

Alimentos procesados, refinados y azucarados. Este tipo de alimentos suelen aportar muchas calorías y pocos nutrientes.

Tabaco y otras drogas que pueden provocar una deficiencia de nutrientes necesarios para el mantenimiento de la piel en buen estado.

Hábitos para evitar la piel seca

Evitar las duchas y baños muy calientes porque pueden dañar la protección natural de la piel. Lo ideal es ducharse con agua fría o templada durante breves espacios de tiempo.

Proteger la piel de la luz del sol en verano y de la exposición a la temperatura ambiente en el invierno. Cuando el frío es intenso deberíamos proteger todas las partes del cuerpo con guantes, bufandas y gorros.

Considerar el sistema de calefacción o aire acondicionado que tenemos instalado en casa. Intentar no tenerlo mucho tiempo funcionando y evaluar la posibilidad de poner un humidificador.

Dormir como mínimo 8 horas al día. Las horas de sueño crea las condiciones necesarias para la renovación de las células de la piel.

Hacer ejercicio con regularidad porque ayuda a oxigenar el cuerpo y mejorar la circulación. Además el sudor favorece la hidratación natural de la piel.

Leave a Reply

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.