Uncategorized

Cómo congelar carne

Los alimentos congelados se conservan mejor porque el agua que contienen se solidifica. Las bacterias necesitan agua líquida para proliferar por lo que su proceso de multiplicación se detiene. Esto no significa que la carne congelada se conserve en buen estado indefinidamente porque se siguen produciendo unas reacciones químicas que deterioran las grasas. En función del tipo de grasa el deterioro será más rápido o más lento.

Consejos para congelar carne

Ofrecemos estos consejos para congelar carne cruda o cocinada. El primero nos habla del etiquetado y tiene un sentido práctico y de organización. El resto comparten un mismo objetivo: intentar que la congelación sea lo más rápida posible para evitar que se formen grandes cristales de hielo durante el proceso. Estos cristales pueden hacer que el alimento quede más seco a la hora de cocinar y se produzca una pérdida parcial de nutrientes.

1. Etiquetar cada recipiente o envoltorio con la descripción del alimento y la fecha de congelación.

2. Dividir la carne en porciones pequeñas. Los trozos pequeños se congelan más rápido y además son más prácticos para utilizar.

3. Poca cantidad. Procurar no introducir demasiada cantidad de carne a la vez. A mayor cantidad más tiempo necesita el congelador para actuar.

4. Carne cocinada. Si congelamos carne ya cocinada deberemos dejarla enfriar antes, dejándola en el frigorífico si hace mucha calor. Los alimentos calientes retrasan el tiempo de congelación y pueden provocar cambios bruscos de temperatura en el aparato.

5. Graduar la temperatura del congelador al máximo

6. El envoltorio puede retrasar mucho el tiempo de congelación de un alimento por el efecto aislamiento. Una solución es envolverlo parcialmente y terminar de envolverlo una vez ya congelado.

Consejos para descongelar carne

1. No volver a congelar la carne descongelada.

2. Descongelar en el frigorífico. La temperatura ambiente de la cocina favorece la multiplicación de bacterias y otros microorganismos en el alimento. Por este motivo no se debe volver a congelar una vez descongelado.

3. Si tenemos prisa por descongelar. Tenemos dos opciones que son preferibles a dejar la carne a temperatura ambiente.

  • Descongelar la carne en el microondas.
  • Cocinarla directamente. Es decir, cuando todavía está congelada. Esta opción es válida para trozos de carne no demasiado gruesos como los filetes. Si se cocinan piezas más grandes la parte central puede quedar poco hecha porque tarda más en llegar el calor.

Cuánto tiempo podemos conservar la carne en el congelador

Ternera 1 año Cordero 9 meses Cerdo 6 meses Pollo 3 meses

Por qué se deteriora la carne en el congelador

Congelación lenta. La cristalización del agua congelada puede dañar las membranas de las células, provocando una pérdida de líquido y con ella parte de sus nutrientes. Por este motivo una pechuga de pollo descongelada suelta agua. El resultado es un producto más seco y menos nutritivo. Cuanto más rápido es el proceso de congelación más pequeños son los cristales que se forman y menor el daño causado en estas membranas. La mayoría de los consejos para congelar dados que dábamos antes iban en esta dirección.

Las grasa de los alimentos se deteriora con el tiempo, aún estando congelada. Dependiendo del tipo de grasa este proceso puede ser más lento o más rápido. Así, las grasas saturadas como la de la ternera puede conservarse hasta un año. Las del cordero nueve meses y la del cerdo unos seis meses. Otras grasas monoinsaturadas o poliinsaturadas que son menos estables se degradan más rápidamente. Por este motivo no es recomendable mantener congelado el pollo más de tres o cuatro meses.

Si se rompe la cadena de frío.  Hay que tener en cuenta que algunos  microorganismo resisten el frío y se reproducen cada vez que descongelamos un alimento. Por esta razón no se debe volver a congelar una carne descongelada.

Los cambios bruscos de temperatura también pueden provocar un deterioro en la calidad y conservación de la carne congelada.

Leave a Reply