¿Necesitamos alimentos funcionales?

alimentos funcionales

Los Alimentos Funcionales han sido modificados o enriquecidos con ciertas sustancias que mejoran la salud, o ayudan a prevenir ciertas enfermedades. Ejemplos de Alimentos Funcionales son cereales con vitaminas y minerales, leche enriquecida con Omega-3 o yogur con probióticos.

La industria alimentaria y los alimentos funcionales

En los países desarrollados la industria de la alimentación apenas puede crecer en cuanto a número de ventas se refiere porque la mayoría de la población ya dispone de suficiente de comida.

La industria necesita reinventarse y buscar distintas formas de vender alimentos nuevos o enriquecer los ya existentes con sustancias supuestamente beneficiosas. En lugar de crecer en ventas lo hace en facturación porque los alimentos funcionales suelen ser más caros.

Beneficios de los Alimentos Funcionales

Calidad. Los alimentos funcionales tienen un precio mayor pero a veces también mejor calidad. Esta calidad se traduce en distintas propiedades beneficiosas para la salud y el bienestar. En lugar de consumir productos que aportan demasiada sal, grasas y azúcares podemos elegir alimentos que por su composición ayudan a prevenir la obesidad, la diabetes, la hipertensión arterial y el exceso de colesterol.

¿Alimentos funcionales ineficaces?. El mercado nos ofrece una amplia variedad de alimentos funcionales. Algunos son saludables para la mayoría de personas porque aportan menos sodio y grasas saturadas. Otros sin embargo ofrecen un beneficio demasiado pequeño para ser tenido en cuenta, aunque la publicidad los muestre como productos “prodigio de salud”. En realidad, con una alimentación normal y variada obtendremos probablemente más nutrientes en cantidad y variedad que las que nos puedan ofrecer unos cereales enriquecidos con “8 vitaminas y cuatro minerales”.

Según la persona. En muchos casos el beneficios del alimento funcional depende de la persona. No es lo mismo un adulto con sobrepeso que  un joven delgado. Tampoco es lo mismo una persona con hipertensión arterial que una persona joven y deportista que sigue una dieta rica en vegetales y pescados grasos. Por poner un ejemplo más, un niño en edad de crecimiento puede beneficiarse de la leche enriquecida con calcio porque sus necesidades de este mineral son mayores. En este sentido la etiqueta de información nutricional del alimento es también muy importante para el consumidor.

Para la mayoría una dieta equilibrada suele ser suficiente para cubrir las necesidades del organismo. Sin embargo existen ciertas propiedades generales que deben tenerse en cuenta a la hora de elegir un alimento, independientemente de que se haya anunciado o no como un alimento funcional:

  • Siempre es preferible elegir alimentos y bebidas bajos en sodio (sal).
  • Es importante optar por alimentos bajos en azúcares y grasas perjudiciales (hidrogenadas o de origen animal).
  • Las bebidas o yogures enriquecidos con probióticos puede ser muy beneficioso para algunas personas. En ocasiones el problema no es la cantidad de vitaminas y minerales que ingerimos sino una deficiente absorción en el intestino. Los probióticos favorecen el aprovechamiento de los nutrientes.
  • Los alimentos ricos en fibra favorecen el tránsito intestinal y la depuración del organismo.
  • Es aconsable optar por alimentos integrales en detrimento de los refinados. Los primeros son más nutritivos y tienen un menor índice glucémico, ayudando a prevenir la obesidad y otras enfermedades.

Leave a Reply