La Vitamina D

vitamina D alimentos

La vitamina D, también conocida como calciferol o vitamina antirraquítica, puede considerarse “diferente” al resto de vitaminas porque el organismo puede producirla a nivel de la piel, a partir de los rayos ultravioletas de la luz del sol. También puede ingerirse a través de algunos alimentos aunque no demasiados, como la yema de huevo, los champiñones y algunos derivados lácteos.

Funciones de la Vitamina D

Crecimiento y renovación de la masa ósea. La vitamina D es esencial para la absorción del calcio en el intestino. También para fijar este mineral en los huesos, posibilitando su crecimiento y renovación.

Otras funciones de la vitamina D están relacionadas con diversos sistemas del organismo como son el inmune, el nervioso y el endocrino (encargado de producir las hormonas). También interviene en el proceso de crecimiento celular.

Carencia o Falta de Vitamina D en niños

Una carencia de vitamina D puede producir raquitismo en los niños y su equivalente en los adultos (osteomalacia).

El raquitismo en niños se caracteriza por deformaciones en el esqueleto, así como retraso y problemas en el proceso de crecimiento de los dientes. También se manifiesta con frecuentes fracturas espontáneas, en los casos más graves con una interrupción del crecimiento.

Situaciones que pueden propiciar una carencia de vitamina D

Enfermedades. La falta de vitamina D puede venir propiciada directa o indirectamente por distintas enfermedades como la insuficiencia hepatobiliar, insuficiencia renal, malabosorción intestinal y síndrome nefrótico.

Consumo prolongado de medicamentos. La toma continuada de ciertos medicamentos también pueden provocar una falta de Vitamina D.

Genética. Algunos condicionantes hereditarios muy específicos y poco frecuentes también pueden ocasionar su carencia.

Personas que necesitan más Vitamina D

Si la exposición a la luz del sol es suficiente, el organismo puede producir esta vitamina y las necesidades de vitamina D proveniente de la dieta disminuyen notablemente. En cualquier caso existen algunos grupos de población que son más susceptibles de sufrir una carencia de vitamina D, y por lo tanto pueden requerir de un aporte suplementario bajo supervisión médica:

  • Personas que viven en lugares con poca exposición a la luz solar.
  • Niños durante los dos o tres primeros años de vida.
  • Niños de cuatro o cinco años durante las épocas de invierno.
  • Niños con piel pigmentada. Esta pigmentación limita la penetración de de los rayos ultravioleta a través de la piel.
  • Personas que pasan la mayor parte del día en lugares cerrados con muy poca luz natural.
  • Mujeres embarazadas y madres lactantes necesitan una mayor cantidad de vitamina D.
  • Mujeres postmenopáusicas necesitan mayores cantidades de vitamina D, para reforzar su sistema óseo.

Alimentos ricos en Vitamina D

En realidad son pocos los alimentos ricos en vitamina D. Se encuentra sobretodo en aceites de hígado de pescados, leche, pescados grasos, yema de huevos, higado de animales y champiñones.

Intoxicación de Vitamina D

De manera similar a la vitamina A, el exceso de vitamina D puede provocar una intoxicación vitamínica. Este consumo excesivo suele estar asociado a la toma de ciertos medicamentos o suplementos vitamínicos. Por este motivo es importante no sobrepasar las dosis prescritas por el médico. Los síntomas son pérdida del apetito, náuseas, vómitos, sed aguda y con el tiempo insuficiencia renal.

Leave a Reply