Uncategorized

Las claves de una ensalada apetecible

Preparar una buena ensalada es fácil pero sorprender con una buena ensalada no lo es tanto. Hay cinco variables importantes a tener en cuenta a la hora de elaborar una ensalada: Apariencia, Aliño, Ingredientes, Textura y  Temperatura.

La Apariencia de una ensalada

El Volumen, Color y Presentación de una ensalada son muy importantes.

Volumen. Una ensalada con Volumen ofrece una sensación de ligereza, frescor y vitalidad. Para crear ensaladas con volumen deberemos aliñarlas en el último momento así como preparar los ingredientes más densos con un corte fino para no aplastar a los más ligeros.

Color. La variedad de colores en una ensalada la hace más atractiva y transmite una sensación de salud por la diversidad de vitaminas y minerales que ofrece.

Presentación. Existen muchas formas de presentar una ensalada y casi todas son perfectamente válidas. Si rompemos la rutina de vez en cuando alternando con distintos tipos de fuentes o platos, lograremos despertar mayor interés en los que se sientan a comer. También podemos servir ensaladas individuales en vasos tipo postre -anchos y bajos-, a modo de aperitivo.

Textura

El contraste de texturas es fundamental en platos de ensalada. Si incorporamos una lechuga de hoja blanda podemos añadir otros ingredientes más crujientes como frutos secos o semillas de sésamo tostadas. Por el contrario, si hemos añadido aguacate y legumbres cocidas, por ejemplo, elegiremos un tipo de lechuga con una textura más crujiente al morder.

El aliño de una ensalada

Hay muchas formas de aliñar una ensalada. La técnica más básica y utilizada consiste en añadir mucho aceite, poco vinagre y una cantidad prudente de sal. El zumo de limón puede sustituir al vinagre aportando un aroma más natural y refrescante. El aliño puede incorporar otros muchos ingredientes como ajo, especias, mayonesas o frutos secos machacados en un mortero.

El aliño debe ensalzar el sabor de los ingredientes y no enmascararlo. Por este motivo es importante no añadir demasiada sal ni vinagre. Si añadimos un ingrediente más fuerte de sabor como mayonesa o queso rayado no debemos excedernos.

En el último momento. El aliño de la ensalada debe incorporarse en el último momento. Si la fuente es plana podemos echarlo por encima. Si tiene muchos ingredientes lo más práctico es mezclarlos bien antes con el aliño en un bowl.

Ingredientes de una ensalada

Los ingredientes de una ensalada pueden ser diversos: Verduras, Frutos secos, Legumbres, Cereales, Marisco, etc. En realidad se puede hacer una ensalada con casi cualquier alimento. Así, la misma ensalada hecha con arroz puede elaborarse con lentejas o garbanzos. Esto nos permite romper la monotonía y mejorar el valor nutritivo de la dieta donde la variedad es el factor más importante de una alimentación saludable.

Temperatura

Las ensaladas admiten varias temperaturas según los ingredientes que incorpore. Un truco muy habitual es combinar salteados de verduras, como pueden ser pimientos o champiñones, con vegetales frescos como el aguacate o la lechuga. El resultado es un plato templado muy agradable.

Leave a Reply