Encuťntranos en Google+. Alimentaci√≥n y c√°ncer de mama | Alimentos y Recetas Sanas

Alimentación y cáncer de mama

El c√°ncer de mama es actualmente uno de los m√°s frecuentes en mujeres espa√Īolas. Por otra parte ha aumentado el √≠ndice de supervivencia gracias a una detecci√≥n precoz y a los avances m√©dicos para tratar la enfermedad.¬†Este tipo de c√°ncer tambi√©n puede presentarse en los hombres aunque es mucho menos frecuente. La mayor parte de c√°nceres de mama se presenta en mujeres que han superado la menopausia.

Relación entre cáncer de mama y alimentación

La incidencia del cáncer de mama varía enormemente en las distintas partes del mundo. En Estados Unidos es más de séis veces mayor que en Japón. También se ha comprobado que cuando una mujer japonesa emigra a un país occidental y adopta la dieta del lugar de destino, el riesgo de padecer un cáncer de mama se equipara al resto de mujeres occidentales. Aunque no se conozca con precisión todos los factores que condicionan un proceso canceroso, estos datos inducen a pensar que existe una fuerte relación entre el cáncer de mama, la dieta alimentaria y el estilo de vida.

El primer consejo que se debe dar es el de  atender los programas de prevención, o seguir los tratatamientos prescritos por el médico cuando se diagnostica de la enfermedad. Sin embargo existe una segunda línea de acción basada en la alimentación que puede ser muy eficaz. Los objetivos de este plan de acción serían:

  • Limpiar el organismo
  • Estabilizar el sistema inmunol√≥gico
  • Equilibrar las hormonas
  • Prevenir los procesos inflamatorios que propician la multiplicaci√≥n de c√©lulas cancerosas.

Una dieta basada en estos criterios es perfectamente compatible con el tratamiento médico convencional y puede ser decisiva a la hora de prevenir o combatir con éxito un cáncer de mama.

Alimentos a consumir

Cantidad suficiente de agua filtrada o embotellada. Beber mucha agua facilita la limpieza del cuerpo y la eliminación de toxinas. Se deberían beber al menos 4 litros de agua al día. Mayor cantidad si realizamos una importante actividad física, las temperaturas son elevadas o tenemos una edad avanzada. La mejor agua embotellada es la que contiene menos sodio, más calcio y más magnesio.

Alimentos ricos en fitoquímicos. Los fitoquímicos son compuestos que se encuentran de forma natural en frutas, verduras y resto de vegetales. Existen miles de fitoquímicos en la naturaleza y algunos de ellos han demostrado ser especialmente beneficiosos para prevenir o interferir el desarrollo de un proceso canceroso. Alimentos ricos en este tipo de moléculas son los vegetales crucíferos como el brócoli, col, coles de bruselas y coliflor. El ajo, la cebolla, los frutos del bosque  y la uva negra también aportan importantes concentraciones de fitoquímicos en forma de Flavonoides, Terpenos y Compuestos azufrados.

Alimentos ricos en fibra. Se ha detectado una importante correlaci√≥n entre riesgo de c√°ncer de mama y el seguimiento de una dieta pobre en fibra. La fibra alimentaria ayuda a combatir el estre√Īimiento, as√≠ como limpiar y desintoxicar el cuerpo. En este sentido resulta especialmente beneficioso el arroz y otros cereales integrales, las semillas de lino molidas, las legumbres y la mayor√≠a de verduras y frutas. Al mismo tiempo deber√≠amos eliminar el consumo de productos procesados como la boller√≠a industrial y los platos preparados porque suele contener grandes cantidades de harinas y az√ļcares refinados.

Pescados grasos, nueces y semillas de lino. Estos tres alimentos favorecen la síntesis del ácido graso omega 3 que entre sus actividades beneficiosas destaca la de actuar como antiinflamatorio natural. Se ha comprobado que los procesos inflamatorios facilitan la proliferación de moléculas cancerosas. Al mismo tiempo se debería reducir el consumo de alimentos ricos en omega 6 como el aceite de girasol y los alimentos procesados.

Té verde. Los polifenoles que aporta esta bebida se han relacionado con un menor riesgo de padecer distintos tipos de cáncer, entre ellos el de mama.

Determinadas especias. Como el jengibre, la c√ļrcuma y la pimienta negra tienen efectos beneficiosos contra el c√°ncer. El jengibre act√ļa como un antiinflamatorio natural mientras que la c√ļrcuma se ha asociado a un menor √≠ndice de c√°ncer debido a su particular composici√≥n en compuestos fitoqu√≠micos. Los efectos de la c√ļrcuma se ven reforzados si se utiliza conjuntamente con la pimienta negra.

Alimentos a evitar

Az√ļcar refinado y cualquier alimento que lo contenga. Bollos, pasteles, helados comerciales y dulces. Si necesitamos comer algo dulce podemos recurrir a la fruta fresca o preparar alg√ļn tipo de postre en casa con az√ļcar integral. Tambi√©n deber√≠amos evitar cualquier tipo de edulcorante artificial.

Alimentos procesados. Como bollería industrial, salsas y platos preparados porque aumentan la toxicidad del organismo.

Carne. Se ha detectado un menor nivel de estr√≥genos en mujeres vegetarianas que podr√≠a explicar la menor incidencia de c√°ncer de mama en estos casos. Por otra parte se deber√≠a evitar completamente la carne muy hecha. Como sustituto de la carne podemos tomar otras fuentes de prote√≠nas vegetales como la soja o la asociaci√≥n de legumbres y cereales. Esta combinaci√≥n proporciona todos los amino√°cidos esenciales que necesita el organismo. La soja es una fuente de prote√≠nas vegetales muy saludable. Algunos autores han cuestionado los ¬†beneficios de la soja para las pacientes de c√°ncer de mama. Sin embargo, estos efectos “perjudiciales” parecen no estar asociados al consumo de soja o sus derivados sino a los alimentos y complementos diet√©ticos enriquecidos con isoflavonas. Este tipo de productos aportan una concentraci√≥n extrema de isoflavonas que no existe en la soja natural.

Productos lácteos. Como la leche, queso, mantequilla y otros derivados. Estos alimentos aportan grasas saturadas y generalmente se asimilan peor en el organismo del adulto. Aunque todavía no se pueda establecer una relación directa entre el consumo de estos productos y la incidencia de cáncer de mamá existe un dato que al menos invita a la reflexión. Los países con un menor consumo de lácteos son los que menor incidencia de cáncer de mama presentan.

Tags:

Sin comentarios

Deja tu comentario